El Equilibrista > Páginas > Guía de procedimiento

Article written

  • on 04.08.2010
  • at 12:11 PM
  • by leticia

Guía de procedimiento 0

Preparación del contexto inmediato

El respaldo y la sensibilidad compartidos por los diferentes actores de la institución educativa habilitarán un tipo de intervención que trascienda el ámbito grupal. Será fundamental promover instancias de intercambio, tendiendo al involucramiento activo de cada uno de los actores significativos de la institución. Asimismo, al considerar los referentes adultos de los adolescentes como parte constituyente de la comunidad educativa, el involucramiento de los mismos al plan de acción será una alternativa
válida y deseable.

1.- Preparación del grupo de adolescentes

Como estrategia de “caldeamiento”, previo a desarrollar alguna actividad, distribuir entre los integrantes del grupo la historieta disparadora número 0 en la cual se presenta al Masita (o seleccionar según el caso la que se considere más oportuna). Esto habilitará un intercambio temático inicial entre los integrantes del grupo y una apertura al diálogo en la relación docente educador/a-adolescentes. Permitirá tener una primera apreciación situacional de las implicancias temáticas en el grupo.

2.- Primera unidad temática a trabajar

Escoger una de las actividades de la unidad temática “representaciones sociales”, como forma de abordar teorías implícitas y creencias, saberes y sensibilidades con relación al tema drogas, al tiempo que será una herramienta adecuada para abrir un proceso de evaluación inicial en la que los adolescentes sean partícipes activos.

• Evaluación inicial. En esta tarea se utilizarán indicadores tales como experiencia con las sustancias, teorías implícitas acerca del uso de drogas, motivaciones, intereses, tipo de participación, entre otros.

SELECCIÓN DE CONTENIDOS EDUCATIVOS, DISEÑO Y EJECUCIÓN DE UNA PROPUESTA DE INTERVENCIÓN EDUCATIVA

• Se recomienda elaborar un plan de acción guiado por el trazado de:

a. un objetivo general (el “norte” de la intervención, al cual contribuiremos con la intervención; no se trata de un objetivo a alcanzar sino de una tendencia).

b. dos objetivos específicos (objetivos alcanzables mediante la intervención).

c. a cada objetivo específico corresponderán indicadores de gestión (de tipo cuantitativo) e indicadores de avance (éstos permiten medir variables cualitativas, por ejemplo, tipo de participación, tipo de intereses). La elaboración de un plan de estas características facilitará la orientación del proceso y permitirá hacer una evaluación sumativa al finalizar el mismo.

• Difusión. Considerar la posibilidad de difundir el trabajo grupal sobre la temática puede dar lugar a una reflexión a nivel institucional y/o  familiar y habilitar la generación de instancias de intercambio entre los diferentes actores. La difusiónen el marco de la comunidad educativa puede estar enfocada hacia la institución (docentes, alumnos, funcionarios) y/o hacia los referentes de los adolescentes (padres, familiares, vecinos).
Mediante carteleras, folletos y boletines se puede lograr ese fin. Los “folletos para padres” y los contenidos temáticos presentados en algunas de las “fichas para vos” o en los folletos servirán de guía orientadora, sumados, claro está, a una valoración de los contenidos que se requieren abordar frente a una determinada realidad.

Suscribirse a los comentarios ví RSS

Los comentarios están cerrados.

El Equilibrista is powered by WordPress and FREEmium Theme.
developed by Dariusz Siedlecki and brought to you by FreebiesDock.com