El Equilibrista > Enfoque > Perspectiva de gestión de riesgos

Article written

  • on 29.07.2010
  • at 10:26 PM
  • by leticia

Perspectiva de gestión de riesgos 0

“…existe una tendencia de las teorías individuales a asumir de que
las personas tienen inherentemente una “AVERSION AL RIESGO…”
No solo las personas corren RIESGOS INTENCIONADAMENTE,
sino que además existen múltiples formas de percibir los riesgos,
las cuales varían entre los diferentes grupos sociales de acuerdo a los diferentes contextos y culturas.”
Mary Douglas(1992)

La educación en gestión de riesgos

Basándonos en el potencial explicativo y empírico que ha mostrado el paradigma del aprendizaje social, concebimos la educación en drogas como una práctica educativa cotidiana que apunta a la promoción de la salud y al desarrollo de las capacidades de los adolescentes para gestionar eficientemente los riesgos cotidianos e inherentes a la etapa evolutiva en que se encuentran.

A continuación presentamos los primeros conceptos relevantes a tener en cuenta a la hora de trabajar la temática de las drogas con adolescentes

¿Qué es un riesgo y qué es la evaluación de riesgos?

“Riesgo” es la probabilidad que tiene una conducta, en este caso usar drogas, de causar alguna consecuencia negativa o daño para la persona o para su entorno.

La evaluación de riesgos es el proceso mental de medir los riesgos asociados a la realización de una determinada actividad. Habitualmente todos los evaluamos a la hora de decidir si realizar o no una actividad que percibimos como riesgosa.

Usar una droga, no importa cuál sea, conlleva siempre sus riesgos intrínsecos. Algunas de las preguntas que una persona se puede plantear antes de consumir cualquier droga son:  ¿cuáles son sus efectos negativos?, ¿interactúa esta droga en forma negativa con otras drogas?, ¿es adictiva?, etc.

La evaluación de riesgos es siempre una evaluación de costos y beneficios

Cuando se evalúan los posibles costos de realizar una actividad determinada éstos se comparan con los beneficios que se perciben como asociados a ella (ya sean reales, potenciales o imaginarios), y generalmente la parte más “pesada” de la balanza gana.

Por esta razón, evaluar los riesgos implica siempre una evaluación de costos y beneficios.

Todas las personas evaluamos costos y beneficios a diario, y en la mayoría de los casos de forma totalmente inconsciente y automática. Por ejemplo, cada vez que cruzamos la calle estamos haciendo inconscientemente una evaluación acerca de si nos conviene o no cruzar en ese momento y en ese lugar.

¿Puede el uso recreativo de drogas tener beneficios?

Un beneficio es algo que promueve o aumenta el bienestar (físico, mental, emocional, grupal, social, espiritual). La recreación en sí misma es un beneficio, y las personas eligen diferentes tipos de actividades recreativas en función de sus gustos y preferencias. La mayoría de los adolescentes que usan drogas legales e ilegales son usuarios ocasionales y no dependientes. Usan las drogas moderadamente y encuentran diferentes tipos de beneficios asociados a estos usos, sean ellos recreativos, sociales, grupales o terapéuticos.

Resulta muy importante poder percibir los beneficios asociados al uso de drogas, así como considerar los riesgos que su uso conlleva, para así tomar una decisión informada, basada en una evaluación de costos y beneficios lo más ajustada posible a la realidad.

¿Qué determina la importancia de un riesgo?

Podemos aplicar siempre la siguiente ecuación:

Importancia del riesgo = (severidad del daño) x (probabilidad de que ocurra ese daño)

Las actividades de alto riesgo –como intoxicarse con alcohol y manejar a altas velocidades– son aquellas que presentan una mayor frecuencia de ocurrencia de daños severos. Por el contrario, las actividades de bajo riesgo presentan una baja probabilidad de que ocurran daños severos.

Por ejemplo, jugar a la ruleta rusa es una actividad de alto riesgo. La probabilidad de muerte es muy alta ya que la posibilidad de que al gatillar la pistola se encuentre una bala es de una en siete, pues se trata de un cargador de siete balas.

Leer un libro es por el contrario una actividad de riesgo casi nulo (siempre que se haga en un cuarto y no en la cima de una montaña o en la mitad de la calle).

Naturalmente, lo que una determinada persona puede considerar como daño grave o severo para otra puede no serlo. Esto dependerá de muchos factores individuales y sociales.

Tanto los posibles daños como los beneficios son subjetivos y están determinados en gran medida por los grupos sociales a los cuales pertenecemos.

La educación para la gestión de los riesgos del uso de drogas


La educación para la gestión de los riesgos asociados al uso de drogas consiste en construir junto a los adolescentes estrategias que les permitan desarrollar un mejor cuidado de sí mismos, haciendo más previsibles y calculables los riesgos asociados a sus posibles comportamientos de consumo de drogas.

El educador referente, el docente y el adulto significativo son actores que –al integrar las instituciones educativas en donde se desarrolla la vida cotidiana de los adolescentes – se constituyen en contrapartes fundamentales a la hora de promover pensamientos, actitudes y comportamientos efectivos de autocuidado individual y grupal.

La perspectiva de reducción de riesgos y daños:

Una mirada nueva para un tema de siempre

Tan antiguo como el uso de drogas es el intento de las personas y las sociedades humanas de potenciar al máximo los beneficios de su uso y de reducir, simultáneamente, las probabilidades de experimentar efectos no deseados.

Las estrategias de reducción de riesgos y daños aplicadas al tema drogas  pueden definirse globalmente como “el conjunto de medidas educativas y sociosanitarias individuales y colectivas dirigidas a minimizar los efectos físicos, psíquicos y sociales negativos asociados al consumo de drogas” (Minno, 2003). El principio central que subyace a las estrategias de reducción de riesgos y daños es entonces el respeto por la decisión que pueda haber tomado la persona de consumir cualquier droga. Este es el punto de partida a partir del cual se debe desarrollar cualquier tipo de intervención. El usuario es considerado un miembro normal de la comunidad y por ende responsable de sus comportamientos, evitando de esta manera su exclusión y marginación.

Son intervenciones centradas en el sujeto que dan prioridad de una forma pragmática al objetivo inmediato de disminuir los efectos potencialmente negativos personales y sociales ligados al uso de drogas, sean éstas legales o ilegales.

Importante es remarcar que, desde esta perspectiva, no se promueve ni se condena el uso de droga alguna, sino que se desarrollan iniciativas centradas en la promoción integral del sujeto para el cuidado de su salud y para el desarrollo de competencias personales tendientes a reducir los posibles efectos negativos asociados al uso de drogas.

La intervención educativa desde la perspectiva de Gestión de Riesgos.

  • La intencionalidad de este tipo de intervenciones será prevenir el uso problemático  de drogas y no necesariamente el uso en sí mismo. No se pretende eliminar la experimentación con drogas, sino preparar a la persona para que frente a una posible futura y eventual experimentación, la pueda hacer con el menor nivel de riesgo para su salud y la de su entorno.
  • Se trabaja entonces para la gestión de los comportamientos de riesgo, buscando modificar  aquellas conductas que aumentan la probabilidad de que un tipo de uso de drogas devenga en problemático. Por lo tanto, el trabajo educativo no excluye como destinatarios a aquellos sujetos que ya hayan experimentado con las drogas o hagan en la actualidad un uso no problemático de las mismas.
  • El trabajo educativo no consiste sólo en brindar información sobre drogas, sino que se enmarca en un tratamiento de tipo integral que pretende promover aquellas competencias sociales ( saber tomar decisiones y desarrollar el pensamiento crítico, entre otras) que aumenten las probabilidades de que los sujetos puedan intervenir de forma proactiva en su realidad inmediata, cuidándose  y gestionando los riesgos vinculados al uso de drogas de tal manera que logren de forma autodeterminada disminuir los potenciales riesgos asociados .

Suscribirse a los comentarios ví RSS

Los comentarios están cerrados.

El Equilibrista is powered by WordPress and FREEmium Theme.
developed by Dariusz Siedlecki and brought to you by FreebiesDock.com